• Nosotros les damos flores



    Vivimos un espejismo de democracia donde la realidad es que somos meros títeres de señores con los bolsillos repletos de billetes morados, en la que lo único que somos es una cifra, un porcentaje que les permitirá engrosar más aún sus cuentas bancarias mientras nuestros derechos como ciudadanos son ignorados; donde unos señores vestidos de azul cobalto (por llamarlos de algún modo, ya que esa palabra se les queda tremendamente grande...) hacen callar a base de palos y mediante la más gratuita violencia al pueblo que a haciendo uso de las leyes democráticas de nuestra Constitución ejerce sus derechos (en teoría lo son) todo camuflado en una falsa libertad de expresión.


    Me inspiré en una de las revueltas a raíz del movimiento 15M tras ver cómo un grupo de manifestantes que estaban recibiendo auténticas palizas de éstas bestias les respondían dándoles flores.

    Y lo cierto es que la violencia sólo genera violencia...


    Técnica mixta (spray, rotulador, tinta y acrílico) sobre tela.
    Dimensiones: 40x30 cm. 
    Mayo 2011.